Otorrinolaringología
Atención especializada en otorrinolaringología integral

    Dolor de oídos

    Las causas que provocan el dolor de oídos son muy variadas. La más frecuente es una infección del oído medio (otitis media). Este problema es especialmente frecuente en la infancia. Hasta el 70% de los niños podrá presentar una infección del oído medio en el transcurso de sus primeros tres años de vida.

    Otras causas frecuentes son por natación (otitis externa), acumulación de cerúmen, y viajes en avión (cambios bruscos de altura).

    Otra causa muy frecuente de dolor de oído, sobre todo en adultos, es la DISFUNCIÓN TEMPORO-MANDIBULAR, es decir, una mala función de la articulación de la mandíbula, cuyas causas son muy variadas (ausencia de piezas dentáreas, alteración de la mordida, stress, bruxismo, etc.)

    Infecciones del oído medio

    Las infecciones del oído medio son provocadas por la acumulación de líquido en el oído medio, el cual, puede llegar a infectarse

    La acumulación de líquido está causada por congestión de las vías aéreas superiores que bloquea el conducto natural de drenaje del oído medio (trompa de Eustaquio) la cual se encarga de que entre aire y que salga moco del oído medio.

    Los resfriados o las alergias casi siempre son la causa de la congestión de la trompa de Eustaquio y la acumulación de líquido en el oído medio, particularmente en los niños. Es por eso que las infecciones de los oídos a menudo ocurren durante el segundo o tercer día de un resfriado. En casos graves, el tímpano puede romperse, y un líquido amarillento drena hacia fuera del conducto del oído (conducto auditivo). Si el tímpano se rompe, el dolor de oído disminuye.

    Cuando los niños se tocan frecuentemente las orejas, están irritables o tienen fiebre después de un resfriado, sospeche una infección de los oídos y busque atención médica. Las infecciones de los oídos pueden necesitar tratamiento  con antibióticos. Algunas infecciones de los oídos mejorarán por sí solas. El doctor quizá le recomiende la colocación de tubos en los oídos para drenar líquidos de los mismos si su hijo tiene infecciones frecuentes de los oídos, líquido que no desaparece, o no responde al tratamiento.

    Oído del nadador

    El oído del nadador es una infección de la piel del conducto del oído externo (conducto auditivo) y suele deberse a agua atrapada en el conducto y/o manipulación del conducto auditivo externo con Q-tips. Los síntomas de oído del nadador son una sensación de picazón, enrojecimiento del oído externo, dolor intenso y escurrimiento parecido a pus desde el oído.

    Acumulación de cerúmen

    El cerúmen protege a los oídos, pero a veces queda impactado. La razón más frecuente de la impactación de cerúmen es el uso de algún objeto en el conducto del oído, a menudo en un intento por limpiarlo. El cerúmen impactado es difícil de extraer y hace que el oído se sienta tapado. Los síntomas de acumulación de cerúmen son la pérdida parcial de la audición, dolor de oído, zumbidos de oído, u otros ruidos, y una sensación de que el oído está tapado.

    Congestión de oídos por cambios de altura (avión, buceo,etc.)

    Al viajar en avión o en automóvil y experimentar cambios bruscos de altura, así como en el buceo, puede haber una sensación dolorosa e incómoda en sus oídos. Esto se conoce como barotrauma, comúnmente llamada “dolor de oídos por viaje en avión”.

    La presión atmosférica en su oído medio por lo general es igual que la presión atmosférica fuera de su cuerpo. Este equilibrio se mantiene mediante las trompas de Eustaquio de los oídos. Si estas trompas se bloquean, la presión atmosférica no puede igualarse. Bostezar o tragar, ayuda a abrir las trompas de Eustaquio. A medida que el avión desciende, la presión atmosférica dentro de los oídos es más baja que la presión fuera de los oídos. Esto crea un vacío dentro de los oídos, lo que empuja los tímpanos hacia adentro y hace que los oídos se sientan llenos o congestionados. Si usted tiene alergias o un resfriado cuando viaja en avión, la inflamación puede bloquear las trompas de Eustaquio y el descenso puede causar dolor importante.

    El barotrauma, por lo general, causa molestias temporales. Quizá haga que se acumule líquido, lo que puede hacer que sienta tapados los oídos. También puede causar una infección.

     

     

     

    © 2021 Otorrinolaringología