Otorrinolaringología
Atención especializada en otorrinolaringología integral

    Implantes Cocleares

    Que es un implante coclear?

     El implante coclear es una tecnología médica capaz de restaurar la audición cuando el órgano auditivo que percibe el sonido no puede hacerlo, debido a daño o ausencia de las pequeñas células ciliadas del oído interno (cóclea o caracol), que normalmente son las encargadas de percibir el sonido, y convertirlo en una señal eléctrica que es enviada al cerebro por medio del nervio auditivo. A diferencia de un audífono que amplifica el sonido, un implante coclear sobrepasa la parte dañada del oído y envía señales de sonido directamente al nervio auditivo.

    El dispositivo consiste en 2 partes, una parte externa  que recoge el sonido del medio ambiente (micrófono), un procesador de sonido que procesa y transforma el sonido  en señales eléctricas, y un auricular que coloca esta parte del dispositivo en el sitio idóneo la oreja. La parte interna se implanta mediante una intervención quirúrgica, quedando el dispositivo fijo al cráneo por detrás de la oreja y por debajo de la piel,  el electrodo o matriz de electrodos  se introduce en el caracol  donde queda enrollado alrededor del  nervio auditivo, esta parte no es visible desde el exterior.

    Los componentes externos  recogen los sonidos ambientales, la música así como el habla y procesan todos esos sonidos, de forma que puedan ser transmitidos a través de la piel hasta el implante; después el implante  pasa la señal a lo largo de la matriz de electrodos  y cada electrodo individual (entre 18 a 22) transmite su señal al nervio auditivo. Las señales ascienden por el nervio auditivo hasta el cerebro donde son percibidas como sonidos.

    El implante coclear se ha convertido en el método idóneo, para aquellos niños que han nacido sin audición por daño de las células ciliadas, y que la severidad del daño les impide rehabilitarse con audífonos convencionales, actualmente a través de éste dispositivo es posible ayudarles a desarrollar un lenguaje normal, siempre y cuando  sean implantados lo antes posible, es decir antes de los 3 años de edad. Niños mayores y personas adultas también pueden beneficiarse  de un implante coclear que les puede mejorar su capacidad de oír, y comprender mejor las palabras y las frases sin necesidad de leer los labios, sobre todo en ambientes silenciosos o de poco ruido ambiente.

    Nadie puede predecir con exactitud el beneficio que Ud. O su hijo obtendrá de un implante coclear, ya que son muchos los factores individuales que contribuyen al resultado; entre esos factores están: la duración de la sordera, la cantidad de audición previa, la edad en el momento de la implantación, la experiencia y rehabilitación previa con método auditivo-verbal, el estado del nervio auditivo, la rehabilitación y terapia postoperatoria, la participación personal y familiar en los programas de rehabilitación y terapia del lenguaje.

    El primer paso es una evaluación del Otorrinolaringólogo y el Audiólogo que en su caso le enviaran a un centro de implantes cocleares,  donde un equipo de especialistas expertos evaluaran a detalle su caso particular para decidir si el implante coclear resultará útil, el equipo de especialistas  incluye pediatra neonatólogo, neurólogo o neurólogo pediatra, psicólogo, audiólogo, terapeutas de lenguaje, otorrinolaringólogo y otros especialistas mas para casos particulares. La evaluación requiere pruebas audiológicas, tomografía computada de oído o resonancia magnética, pruebas psicológicas entre otras.

    Que pasa en San Luis Potosí?

    El pasado día 10/07/08  el Gobierno del Estado a través de la Secretaria de Salud, constituyó oficialmente la Comisión Estatal para la Prevención de la Discapacidad Auditiva  e Implante Coclear, iniciándose un proyecto que conjunta apoyos federales, estatales y de organizaciones no gubernamentales;  Para atender la detección oportuna de alteraciones auditivas se utiliza un  equipo de audiometría de emisiones otoacústicas, equipo  que hace  posible conocer la audición en el  recién nacido en el cunero,  en corto tiempo todas la maternidades de la secretaria de salud en el estado estarán dotadas con dicho equipo que les dará    la capacidad de detección de sordera en el recién nacido, y probablemente se añadan al esfuerzo las maternidades privadas y el resto del sector salud.

    El pasado 15/08/08 en el Hospital Ángeles Centro Médico del Potosí  se implantaron los primeros 2 niños de éste programa, una niña de 3 años de Tamazunchale y un niño de 3 años de Guadalcázar, el procedimiento que en sí mismo es un evento de alta tecnología, ha sido el resultado de la colaboración de la medicina privada, los esfuerzos gubernamentales y de organizaciones no gubernamentales (ONG) como la FESORMEX (Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía e Cabeza y Cuello A.C.);  es apenas el inicio en  el proceso de adquisición del lenguaje para éstos niños, se requerirá del trabajo constante de terapeutas del lenguaje, audiólogos y sus padres, para que en un promedio de 3 años éstos niños tengan lenguaje normal y puedan desarrollarse plenamente en todas sus capacidades.   El implante coclear con toda la sofisticación tecnológica que le caracteriza, por si solo no puede proveer de lenguaje a un niño, es el trabajo de un equipo de terapeutas del lenguaje, psicólogos y audiólogos  con la colaboración incansable de los padres y las familias de éstos pequeños, lo que logrará finalmente la maravilla del lenguaje hablado y la comunicación total de éstos niños.

    Cada implante coclear tiene un costo promedio por unidad de 25,000 dólares, mas los costos de  cirugía, calibraciones del equipo y sesiones de terapia de lenguaje, hacen  que detectar, implantar y rehabilitar a un solo niño sea sumamente costoso. Se requerirá en el futuro del trabajo coordinado de autoridades, instituciones de salud y ONGs interesadas en ayudar a niños sin audición, para que sea posible continuar con éste esfuerzo en beneficio de nuestros niños.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    © 2021 Otorrinolaringología